Discurso de Sophie Binet, CGT, del 1ro. de mayo, en Hamburgo.

All the versions of this article: [Deutsch] [English] [Español] [français]

Extractos del discurso de Sophie Binet, CGT, del 1ro. de mayo, en Hamburgo.

stimados camaradas,

Permítanme, en nombre de la CGT, agradecerles la invitación y transmitirles los saludos fraternales de todos los militantes que se manifestaron hoy. (…)
Estoy muy contenta de estar hoy en Hamburgo por tres razones:

1.- Celebrar juntos el primero de mayo
Esta dimensión internacional, que está en las bases del movimiento obrero, reviste gran importancia hoy en día: en tanto que las finanzas utilicen la globalización para poner a competir a los trabajadores del mundo, será necesario reforzar nuestras estructuras de cooperación internacional y anclarlas lo más cerca del terreno.
(…)
Cuando comenzamos con el1ro. de mayo, a fines del siglo 19,todos nos pusimos de acuerdo bajo una consigna común: la jornada de 8 horas (…) La apuesta es “trabajar menos, trabajar todos y trabajar mejor” (…) Deseamos llevar este tema de la reducción del tiempo de trabajo, con nosotros a escala europea(…)

2.- Hablar juntos de Europa
Estoy muy conmovida de que su iniciativa nos permita, entre representantes de los trabajadores franceses, alemanes y griegos, con la presencia de Manolis Glezos, festejar los 70 años de paz. Después del horror de las dos guerras mundiales, Europa se levantó para garantizar la paz en el tiempo. La actualidad nos demuestra desgraciadamente que la promesa de los “padres fundadores” es nuevamente uestionada por las modalidades mismas de la construcción europea.

Las finanzas han establecido un cepo sobre Europa. Hoy tenemos desgraciadamente la prueba de que los ajustes impuestos nos encierran en un estancamiento económico y conducen a catástrofes sociales y al mismo tiempo amenazan directamente la paz. Asistimos a un rechazo de Europa y a una escalada de nacionalismo muy inquietante en numerosos países.
(…)
Mientras que la Troika da lecciones de severidad a todos los pueblos europeos, particularmente a los griegos, la posición del DGB es extremadamente importante a fin de evitar que los asalariados se levanten unos contra otros. Su declaración sobre Grecia ha sido muy apreciada. Necesitamos trabajar en conjunto con la Confederación Europea de Sindicatos para multiplicar las iniciativas de apoyo a los griegos y lograr que su voto sea respetado.

Contrariamente al debate binario en el que quieren encerrarnos los liberales y la extrema derecha, la cuestión no es pro o contra Europa, sino qué Europa queremos. Sólo la acción coordinada de todas las organizaciones sindicales europeas puede impedir que se enfrente a los trabajadores con políticas de dumping social (…)
Necesitamos a nivel europeo, multiplicar las reivindicaciones concretas a semejanza de lo que hemos hecho sobre el plan de inversiones europeas. Nuestro plan de inversiones europeas es no sólo una palanca para construir una Europa con pleno empleo sino también una respuesta al drama que tiene lugar cada día en el Mediterráneo con la muerte de miles de inmigrantes. Es tiempo de responder a esta inmensa necesidad de solidaridad estableciendo una política de colaboración Europa/Africa y un plan de inversiones sobre el acceso a los bienes colectivos como el agua, la salud y también la energía.

Los gobiernos, retomando las reivindicaciones del empresariado nos encierran en una lógica de competitividad-costo, haciendo de la baja del “costo del trabajo” una prioridad. Esto nos lleva a todos a entrar en competencia y a empujar los salarios a la baja en toda Europa.

Los salarios y jubilaciones bajaron en proporciones que varían entre el 20% y 30% en Grecia, España, Portugal y también en Rumania, Hungría y los Países Bálticos. De manera general, la cobertura por convención colectiva no deja de disminuir en Europa.
(…)
Mientras luchamos contra este modelo de bajo costo, las movilidades salariales que ustedes iniciaron y el salario mínimo que acaban de obtener son muy importantes para nosotros. Nos permiten demostrar que lo que se presenta como el origen del modelo alemán, las reformas Hartz son, al contrario, lo que quebró las regulaciones y los compromisos sociales construídos en la post-guerra y lo que abrió el modelo alemán al financiamiento. Bien dicen ustedes que cuando logran ganar un aumento de salario para un sector, es al conjunto de los trabajadores europeos a quienes ayudan a defender sus derechos.(…)

3.- Construir juntos el sindicalismo del siglo 21
(…)
Ustedes se movilizan contra los empleos menores y la precariedad, que afectan especialmente a las mujeres y a los jóvenes. Nosotros tenemos las mismas preocupaciones. Necesitamos, como ustedes lo hicieron con el salario mínimo, reforzar los derechos a nivel interprofesional.
(…)
Nunca la riqueza y el poder han estado tan concentrados. El 1% de la población posee el 50% de la riqueza mundial.

Esta profundización de la desigualdad se produce porque los contra poderes se han debiitado, particularmente las organizaciones sindicales. Nosotros tenemos en Francia, y creo que es el caso de numerosos países de Europa, un enorme proyecto de reconstrucción y reagrupamiento de las organizaciones sindicales. Somos las palancas de resistencia a esta lógica de mercantilización del mundo, estamos, por ende, en el corazón de la relación de fuerza, nuestra independencia molesta y es atacada frontalmente. El parlamento europeo comienza a debatir un proyecto de resolución muy peligrosa sobre el secreto en los negocios. La definición muy vaga del secreto de los negocios hace que pueda abarcar todo tipo de información y todas las informaciones que hoy son transmitidas a los representantes de los trabajadores, lo que nos impedirá transmitirlas a los asalariados y a la prensa.
(…)
Esta resolución pone en vilo la libertad de prensa y la libertad sindical, hace primar el interés de las multinacionales sobre el interés general. Por ello hemos lanzado un llamado europeo para informar y movilizar a los ciudadanos. El llamado está firmado por el presidente de la CES y 65 organizaciones sindicales y ONG de 10 países diferentes, esperamos poder trabajar con el DGB sobre esta cuestión, como lo hacemos sobre el TAFTA/TTIP.

Si debemos ser lúcidos sobre la lógica de la ejecución, también debemos ser conscientes de nuestra fuerza. La oligarquía mundial concentra siempre más poder pero es muy minoritaria, nosotros somos el 99%.
(…) A nosotros nos toca retomar el poder frente al mundo financiero y lograr que las lecciones de la crisis sean finalmente aprendidas. A nosotros nos corresponde invertir el curso de los acontecimientos para restablecer el progreso social!