Manifestación de la Confederación Europea de Sindicatos¿Una movilización exitosa y un mensaje a la altura de los desafíos?

All the versions of this article: [Deutsch] [English] [Español] [français]

El pasado 4 de abril, aproximadamente 50.000 personas, en su mayoría sindicalistas, respondieron desde todos los rincones de Europa al llamamiento de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) para denunciar las políticas de austeridad y reivindicar una nueva vía para Europa.

Fue una maravillosa movilización que debería servir para construir la relación de fuerzas necesaria para imponer la Europa social de la que, ni las grandes empresas ni la Unión Europea, quieren saber nada. Sin embargo, esta manifestación, a pesar de haber sido masiva, podría no estar a la altura de lo que actualmente está en juego.

Europa en vías de cambio

Desde el estallido de la crisis, el mundo obrero se enfrenta a ataques sin precedentes en todos los países de Europa: recortes de las prestaciones sociales (pensiones, desempleo), cuestionamiento de la concertación social, disminución salarial...

Ni el movimiento obrero, (ni ningún otro) parece ser hoy capaz de detener por sí mismo esta máquina infernal. Pero el tiempo se acaba; al ritmo en que se producen los retrocesos sociales, el marco económico, social y político de nuestra sociedad pronto habrá cambiado drásticamente. Precariedad, pobreza y desempleo masivo; derechos sociales, económicos y cívicos aplastados; represión creciente de los movimientos ciudadanos, de las huelgas y las resistencias; autoritarismo reforzado, etc.

Para las organizaciones adheridas a Alter Summit, se trata de dimensionar este profundo cambio que tiene lugar en Europa, de anticiparse a él y analizar sus implicaciones para las luchas que están por venir, para el futuro del movimiento obrero y los movimientos sociales y, en última instancia, el futuro de nuestro planeta.

El futuro del movimiento sindical

Para el movimiento sindical esta situación es un desafío enorme. Los sindicatos en toda Europa se enfrentan a temas como la financiación de las organizaciones, la democracia interna y las estrategias y medios de acción a priorizar. La participación activa de los trabajadores y las trabajadoras y la inteligencia colectiva jugarán un papel fundamental en este reto. A los líderes sindicales les toca el papel de proponer objetivos concretos, nuevas formas de acción, una estrategia clara y una visión de futuro. En el seno de Alter Summit tenemos la convicción de que la unidad de acción con otros sectores de la sociedad debe ser el centro de las preocupaciones. Los adversarios de los derechos sociales en Europa son también los que amenazan la libertad de la juventud, los derechos de las mujeres y los inmigrantes, la soberanía alimentaria, etc.

La «violencia» de algunos de los participantes en la manifestación ─los estibadores de Amberes se enfrentaron a la policía─, expresan una rabia que aumenta día a día en el interior del movimiento obrero. Frente a los retrocesos sociales y la negación de la democracia en la UE, esta cólera es legítima, y quizás incluso salvadora si las organizaciones del movimiento obrero pueden darle sentido y perspectivas.

La clase obrera busca soluciones. En casi todas partes, los partidos que se denominan «de izquierda» han provocado una profunda desilusión, y a menudo los trabajadores no se sienten representados en los parlamentos. En este sentido, el ascenso de la extrema derecha es revelador e inquietante (ver artículo sobre la reunión de Budapest). ¡Nos corresponde a nosotros y nosotras cambiar esta situación!

Destacado

Tras la Cumbre de Atenas, las organizaciones encuadradas en Alter Summit adoptaron un manifiesto que dota de un marco «político» a la lucha en el contexto de la crisis actual. En dicho documento se pueden encontrar análisis, propuestas, consignas y reivindicaciones que plantean el objetivo de acabar con el retroceso social actual.

Sebastian Franco, Alter Summit
Leer el Manifiesto de Alter Summit